El Camino a la Universidad: a unos pocos clics

Internet puede ayudarte en casi todos los aspectos relacionados con la búsqueda de universidades, desde la investigación y elaboración de tu lista preliminar de universidades hasta llenar las solicitudes y la preparación para el primer año en la universidad (aunque no puede ayudarte en la toma de decisiones). Internet es una herramienta extremadamente útil, pero si no sabes lo que estás buscando, puede hacerte perder tiempo rápidamente.

“El camino a la universidad: a unos pocos clics” te ayudará a prepararte para tu futuro de forma eficiente, con solamente pulsar el ratón.

La vía de acceso
Una de las mejores formas de maximizar el tiempo que pasas en línea es el uso inteligente de motores de búsqueda (es decir, Google, Yahoo). Cuando escribes “admisión a la universidad” aparecen miles de sitios en pocos segundos, por lo que es mejor tener una buena idea de lo que estás buscando, como por ejemplo: listas de páginas principales de universidades, ayuda financiera, llenar una solicitud en línea o consejos sobre cómo escribir ensayos.

Comenzar el trayecto universitario
Un buen lugar para comenzar tu camino hacia la universidad es el uso de sitios web que tengan bases de datos de universidades. Según el sitio, puedes especificar el área geográfica, el tamaño, el entorno, las carreras universitarias y otras características que te interesen. Entonces verás una lista de universidades que coinciden con tus preferencias. Estos sitios “comparativos” son una forma estupenda de generar una larga lista de universidades para realizar una búsqueda más extensa. Puede que encuentres universidades que jamás se te hayan ocurrido.

Como ocurre con toda información que encuentras en línea (o donde sea, con ese fin), ten en cuenta la fuente. Algunos sitios comparativos incluyen solamente las universidades que pagan por el privilegio de aparecer en las listas, por lo que podrías perderte buenas opciones si solamente te centras en un sitio. Te darás cuenta de que algunos sitios comparativos tienen más información que otros sobre universidades específicas. Además, puede que un sitio comparativo no tenga la información más actual sobre los plazos límites y otros materiales en los que el tiempo es importante. Para tal fin, es mejor visitar directamente los sitios web de las universidades.

Investigación de universidades: avanzar en el camino
Una vez que tengas una lista de las universidades que te interesen, los recursos en línea pueden ser útiles a la hora de investigar cada universidad más a fondo. Las formas principales de investigar universidades en línea son la búsqueda de los sitios web de cada universidad y a través del contacto por correo electrónico.
La mayoría de los sitios comparativos brindan también enlaces a páginas principales de las universidades. También existen listas simples de páginas principales de universidades clasificadas por orden alfabético o geográfico.

O simplemente escribe el nombre de la universidad en el motor de búsqueda.

Los sitios web de cada universidad son normalmente valiosas fuentes de información detallada. Puedes encontrar todos los aspectos básicos, criterios de selección, tamaño, carreras, entorno, etc., además de algunas pistas sobre cómo es la vida en el campus universitario.

Kenneth E. Hartman, autor de Internet Guide for College-Bound Students, expresa que existen dos tipos de información sobre universidades, la oficial y la no oficial. La información oficial es la que recibes de la oficina de admisiones, folletos y catálogos universitarios. La información no oficial es el tipo de información que puedes leer en un periódico estudiantil, la que puedes conocer si consultas a los estudiantes actuales y que puedes conseguir si visitas las páginas web de los alumnos. Y los sitios web de las universidades son la manera más sencilla de recabar información no oficial, aparte de visitar la universidad tú mismo.

Para aprovechar el sitio web de la universidad al máximo, trata de usar las siguientes estrategias:

• Mira las páginas principales de cada uno de los miembros del profesorado de la facultad de las carreras que más te interesen, busca los programas de sus clases, las descripciones de sus intereses de investigación y las direcciones de correo electrónico. Si tienes una pregunta en particular o dos sobre un área de estudio, trata de enviar un correo electrónico que sea breve y respetuoso a un miembro del profesorado de la facultad, en el que te presentes y hagas las preguntas que tengas (no preguntes lo que puedas encontrar en el catálogo de la universidad).
• Lee las páginas de los futuros alumnos por completo. Te darán información básica de la universidad, así como una idea de la misión y las prioridades de la universidad.
• Visita las páginas principales de las organizaciones estudiantiles, donde puedes ver los horarios del club de teatro o las resoluciones aprobadas por el consejo estudiantil.
• Mira las páginas principales de los alumnos actuales de la universidad. Si los alumnos han hecho una lista de sus direcciones de correo electrónico, envíales mensajes de correo electrónico breves y haz preguntas sobre su experiencia en la universidad. De todos modos, no tomes las quejas que aparecen en las páginas principales de los estudiantes como algo sagrado; trata de mirar varios ejemplos de páginas estudiantiles.

• Encuentra las páginas de asociaciones de exalumnos para ver qué es lo que hacen los ex alumnos de la universidad en estos momentos. ¿Qué hace la universidad por los exalumnos?

Solicitud en línea: evita las sacudidas en el camino

La opción de enviar la solicitud a una universidad en línea es muy común. Varias universidades incluso requieren que la solicitud sea en línea. Es probable que los alumnos a los que les interesan computadoras sientan que completar su solicitud en línea sea más fácil e incluso lo disfruten más que la solicitud tradicional. (Consulta la Common Application de Internet, que es aceptada por varias universidades de todo el país).
El hecho de que tú completes o no la solicitud en línea no afecta la decisión que tome la universidad. Los encargados de admisión universitaria están comprometidos con la evaluación de cada solicitud de acuerdo a su contenido, no en relación a la forma en que fueron entregadas.

Hay dos problemas que pueden observarse cuando los alumnos completan su solicitud en línea, que tú puedes evitar. En primer lugar, es probable que los alumnos que utilizan el correo electrónico u otras opciones de Internet interactivas para la comunicación casual tengan tendencia a escribir sus solicitudes en línea en su usual “vocabulario de correo electrónico”. Sin embargo, como su equivalente tradicional, las solicitudes en línea deben ser cultas y sin errores. Esto implica que no debes usar abreviaturas o emoticones de Internet y que tu ensayo debe estar bien corregido. Estos consejos parecen obvios, pero los encargados de admisión universitaria se han dado cuenta de que la calidad de ciertas solicitudes en línea es cuestionable. Considera también que puedes consultar a tu consejero antes de hacer clic en “enviar”. El ritmo rápido de la solicitud en línea no debe distraerte de repasar la lista de comprobación de los plazos de las solicitudes y componentes necesarios junto con tu consejero.

El segundo problema proviene de la facilidad relativa de la solicitud en línea: enviar demasiadas solicitudes. No importa cuán fácil sea pulsar un botón y enviar otra solicitud, enviar un gran número de solicitudes a menudo hace que la decisión final sea más difícil. Por el contrario, es mejor pasar más tiempo investigando universidades y limitando tu lista a enviar solicitudes a un montón de universidades de las que no sabes demasiado.

Las redes sociales y la admisión a la universidad
¿Tienes una cuenta en Facebook, Twitter, LinkedIn o MySpace? Si no es así, ¿puedes nombrar a algún amigo o compañero de clase que tenga una de esas cuentas? Más que nunca, los alumnos comparten sus vidas y experiencias personales en sitios de redes sociales. Dependiendo de la universidad y del área, más del 80% de los alumnos tiene una cuenta de Facebook, de acuerdo a un artículo mostrado en campustechnology.com.

Estos sitios te ayudan a estar en contacto con amigos y te permiten conocer gente nueva. Algunos alumnos pasan muchas horas por día actualizando sus perfiles, mandando mensajes a los amigos y accediendo a los álbumes de fotos. Esta diversión no le hace daño a nadie, ¿no? Pero, ¿cómo te sentirías si tus profesores pudieran mirar tus cuentas? ¿O los encargados de admisión universitaria?

“Bueno, me enojaría un poco porque hay cosas en mi perfil que no quiero que miren”, expresó una alumna del primer año de la Universidad Saint-Mary-of-the-Woods College (Indiana). “Hay información que quiero mantener en privado entre mis amigos y yo, por lo que no me gustaría que mis padres o profesores universitarios miraran mi perfil de Facebook”.

Otros alumnos no sienten que lo que hacen en su tiempo libre influya sus estudios, por lo que la información que tengan en línea no les importa. Puede que tengan razón: puedes ser un buen alumno, sin importar lo que hagas fuera de la escuela. Sin embargo, cuando los detalles embarazosos de tu vida privada están en línea y cualquiera puede acceder a ellos, puede que quieras reconsiderar lo que publicas.

Quizás no te guste, pero debes ser consciente del hecho de que los adultos de tu escuela secundaria, las universidades a las que solicitas plaza, tu familia e incluso las autoridades policiales podrían estar mirando tus páginas.

Señales de alerta
No toda la información que encuentras en línea es correcta. Cualquier persona puede crear un sitio web a un costo mínimo y decir lo que quiera. Por eso es que debes tener en cuenta la fuente de todo lo que encuentres en Internet. Antes de depender de la información que encuentres en un sitio web, hazte las siguientes preguntas:

• ¿De dónde viene la información? Es decir, ¿quién es el patrocinador del sitio?
• ¿Qué motivos puede tener la persona u organización que está detrás del sitio para publicar cierta información? Por ejemplo, las empresas quieren vender sus productos, y las organizaciones de activistas quieren atraer los lectores a sus causas. Hay gran cantidad de información buena en los sitios de empresas y organizaciones de activistas, por supuesto, pero debes ser consciente de que podrías estar recibiendo solamente una versión de la historia.
• ¿Puedes encontrar información similar en otros lugares, o en sitios que no estén relacionados?
• Las opiniones, ¿están respaldadas con hechos o referencias a otras publicaciones?
Por último, si tienes alguna pregunta sobre la información de admisión a la universidad que encuentras en Internet, pregúntale a tu orientador o consejero universitario.
 
No dejes de utilizar los caminos tradicionales
Internet puede ser muy útil a la hora de buscar universidades, pero a veces las vías tradicionales son valiosas también. Incluso cuando el sitio web presenta información detallada, este no puede reemplazar la visita a una feria, la visita a un campus o el hablar con gente que conozca la universidad de primera mano. Internet no es tan útil cuando debes tomar una decisión importante acerca del mejor lugar al cual solicitar o asistir. Para ello, debes consultar tus propios sentimientos, pensamientos y metas, y lo mejor puede ser tener una conversación con tu familia o con tu consejero universitario.
 
Diciembre de 2011.